ORDENAMIENTO URBANO

Las casas históricas: debate sobre un patrimonio platense 

Qué propiedades hay que conservar y qué medidas se deberían tomar para lograrlo. Abanico de criterios

Qué casas históricas conservar, cómo hacerlo, cómo evitar que se conviertan en una pesada carga para propietarios imposibilitados de remodelarlas y venderlas... En materia de viviendas "patrimoniales" existen muchas preguntas con respuestas divergentes, concebidas desde ideas, intereses y criterios a menudo contradictorios. La puesta en marcha del Consejo Unico de Ordenamiento Territorial (CUOT), anunciada por la Comuna local para el viernes próximo, renueva un debate irresuelto en la Ciudad.

Creado por ordenanza hace más de un año, el CUOT será clave a la hora de tomar decisiones acerca de proyectos que involucren bienes y ámbitos protegidos; estará integrado, en su faz ejecutiva, por representantes de la intendencia, el Concejo Deliberante y colegios profesionales vinculados con la construcción. Las organizaciones comunitarias e intermedias, entre ellas las vinculadas con la defensa del patrimonio, oficiarán en cambio como "órganos consultivos".

"Hay muchos sectores que a su manera, con un matiz u otro, hacen bandera de la preservación; pero es todo una hermosa manifestación de deseos. Hasta ahora, ni el municipio, ni la Provincia ni las ongs han hecho ningún aporte concreto para que se mantenga en pie una casa que todos consideran una 'obra de arte'". Quien habla es Diego Arana, uno de los herederos de la histórica casona de 49 Nº 370 entre 2 y 3, construcción de la época fundacional que perteneció a Diego Pantaleón Arana -tío y suegro de Dardo Rocha-. Largamente centenaria, la construcción alberga un patio nazarí único en América Latina y está catalogada con la máxima protección patrimonial.

"MANTENERLA ES IMPOSIBLE"

Clic para ampliar"La verdad, pagamos las mismas tasas que cualquiera, y gastamos una fortuna año tras año porque es un lote céntrico de 800 metros cuadrados; la declaración de patrimonio debería implicar la desafectación automática del inmueble de las cargas impositivas, sin trámites engorrosos" considera Arana, que sostiene que "en esta realidad, mantener una casa de esas características es imposible, al menos en su funcionalidad original; para la familia y para los herederos ya cumplió su cometido. Incluso hemos tenido un montón de propuestas de compra; tenemos en claro que existe ahí un valor histórico importante para preservar, pero nuestras posibilidades de hacerlo son limitadas". Muchos subrayan, además, que el interés público por la preservación del patrimonio histórico y urbanístico no puede recaer exclusivamente sobre un particular.

El catálogo de inmuebles protegidos vigente se confeccionó en octubre de 2006; incluyó 1.826 palacios, casonas, templos y escuelas, y fue convalidado por el entonces intendente Julio Alak por el decreto 1.579. La actual administración lo "flexibilizó" en 2008, cuando el intendente Pablo Bruera suscribió el decreto 1.592 a pedido de varios propietarios que consideraban conculcados sus derechos, desafectando más de doscientas viviendas y creando un mecanismo de autorización de reformas y demoliciones que puso la decisión en manos de las áreas de Planeamiento y Obras Particulares.

CATEGORIAS DE PROTECCION

Actualmente, esas normas y la ordenanza 10.703/10 que contiene el Código de Ordenamiento Urbano definen los parámetros de intervenciones posibles sobre un listado que contempla cuatro categorías de protección. La más estricta se denomina "integral", y ordena mantener tanto el diseño original -interior y exterior- como el entorno de los "hitos urbanos". Incluye a los edificios públicos. La segunda se caracteriza como "estructural", y refiere a construcciones que representan "tipologías destacables"; admite ciertas refacciones, pero no deben alterar el diseño exterior. Entre las más destacadas se cuenta el "Palacio Mammoni", de 14 y 50.

En tercer lugar, la protección "contextual" involucra a la mayor parte del catálogo, casas cuyo valor está dado por otorgar una referencia formal a sus barrios como las de 12 entre 49 y diagonal 74, las de la manzana comprendida entre 14, 49 y diagonal 73, las de 17 entre 69 y 71 y las de diagonal 80 entre 1 y 6. El cuarto estamento de preservación es el "cautelar", y alcanza a propiedades aledañas a las "integrales" y "estructurales"; en estos casos, los proyectos de obra ingresan como cualquier otro a la dirección de Obras Particulares, pero desde esta dependencia se da intervención a la dirección de Patrimonio para evaluar su impacto.

Obligado por razones históricas, filosóficas e incluso turísticas a preservar para el conjunto de la comunidad bienes de los que en muchas ocasiones sus propios dueños prefieren olvidarse y convertir en billetes, el Estado se enfrenta a un escenario cambiante y lleno de tensiones. Las herramientas con que cuenta son, para muchos, frágiles: los titulares de las casas protegidas sólo se benefician con reducciones variables de la tasa de servicios urbanos municipales (SUM): 100% para la categoría "integral", 70% para la "estructural" y 50% para la "contextual".

CLORINDO TESTA

Hace poco más de dos meses, durante una charla que ofreció en la facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Plata, Clorindo Testa se refirió puntualmente al tema. Después de calificar a la Ciudad como "linda", el renombrado arquitecto y artista plástico argentino nacido en Nápoles en 1923 consideró que "el Estado tiene que comprar las casas y mantenerlas, porque no se puede obligar a un propietario a no poder hacer nada con su vivienda mientras destina mucha plata al mantenimiento". Y advirtió que "hay que tener cuidado en la selección: no se debe conservar todo, porque lo que data de 1890 puede ser bueno o puede ser malo".

Hoy por hoy, la pelea por la preservación tiene como animadoras principales a agrupaciones comunitarias "horizontales", sin jerarquías, como Defendamos La Plata y S.O.S. La Plata, que se hacen fuertes en Internet y sus redes sociales con miles de seguidores. De esta manera lograron llamar la atención de World Monuments Fund, organización con sede en la Quinta Avenida de Nueva York y delegaciones en Gran Bretaña, Francia, Italia, España y Portugal, que ante el avance de las demoliciones declaró a nuestra ciudad "en riesgo patrimonial".

En este contexto, Gustavo Petró, arquitecto y flamante director general de Planeamiento y Obras Particulares de la Comuna, asegura que la mirada de la Comuna "cambió" y que el enfoque acerca del patrimonio ya es "diferente" del que cosechó críticas de los "conservacionistas". El profesional pretende "buscar equilibrio entre tradición y modernidad, pero siempre manteniendo la identidad de la Ciudad"; revela que "la viví, la siento y la he sufrido también al ver caer construcciones hermosas, pero también entiendo que hay un estado de crecimiento permanente que se debe tolerar y regular con buen criterio".

Petró consigna que "no es sencillo parar proyectos como el edificio que se inició junto a la casa Mammoni, del que estamos intentando acotar la altura, o el de 54 entre 11 y 12, entre otros, ni investigar -como lo estamos haciendo- qué pasó con las casas de 58 entre 6 y 7, lamentablemente demolidas. Son ejemplos de que los controles existen, y redoblar la fiscalización tiene impacto directa o indirectamente sobre el patrimonio; evita que haya impunidad y se instalen prácticas como la de comprar casas patrimoniales y romper sus techos para que se arruinen y no quede otra que voltearlas".

"Posiblemente se generen algunos cambios en el Código de Ordenamiento Urbano a partir de las observaciones de la Provincia y la Justicia" reconoce el funcionario, que promete "salir a la calle para relevar las casas del catálogo una por una, porque hay muchas que ya no están", además de "tratar de reforzar el tema de la protección contextual, sobre todo en lo relacionado con las alturas, porque una torre desproporcionada cambia todo un barrio", y tener "el tema de las compensaciones siempre sobre la mesa".

"Contamos con las herramientas adecuadas, especialistas de primer nivel y un marco legislativo que puede ser perfeccionado para lograr por fin una política patrimonial que incluya voces diversas en un marco de discusión sana y responsable", dice por su parte Alberto Sbarra, presidente del Colegio de Arquitectos/Distrito 1, y agrega que "está en nosotros, tanto el gobierno como las instituciones, tanto los actores del sector privado como los del público, no dejar pasar otra vez la oportunidad".

MIRADA INSTITUCIONAL

Clic para ampliarDecano de la facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional, Gustavo Azpiazu advierte que "a diferencia de muchas ciudades de Europa, en La Plata no existe un barrio histórico con identidad unívoca; sólo un eje e inmuebles desperdigados", y cree que es necesario revisar el catálogo existente para separar la paja del trigo.

"No toda construcción antigua debe preservarse, pero es importante preservar una diversidad; el primer paso debería ser acordar definitivamente cuáles son los órdenes y criterios patrimoniales -por dar un ejemplo, hay casas que no tienen valor arquitectónico en sí pero albergaron alguna personalidad-, para no incurrir en omisiones o redundancias" señala Azpiazu: "hay tipologías, como las de las antiguas carnicerías que en lugar de vidrio tenían rejas, de las que no quedó ningún ejemplo, y otras que están reiteradas; en un catálogo de 1.800 inmuebles como el que está vigente, quizás hay 300 'casas chorizo' y sólo 4 o 5 valen la pena. Obviamente, ésas hay que cuidarlas e integrarlas, sabiendo con precisión cómo y para qué, buscando mecanismos adecuados a nuestra realidad que no impliquen necesariamente la compra por parte del Estado ni el pago directo de indemnizaciones".

El profesional y docente apunta que "hay muchas legislaciones europeas que han avanzado y pueden servir como modelo; en Francia existe un sistema de compensaciones a los propietarios que no involucra sólo exenciones vinculadas con la casa protegida". Y aclara: "todo fundamentalismo termina yendo en contra de lo que dice tener como objetivo; las ciudades son organismos vivos, y la tipología de las torres está impuesta en todo el mundo. Lógicamente, se debe tener el marco adecuado".

NOTAS RELACIONADAS

Ciudad y patrimonio

TAMAÑO DEL TEXTO

ampliar | reducir
La histórica casona de 49 entre 2 y 3, construcción de la época fundacional que perteneció a Diego Pantaleón Arana -tío y suegro de Dardo Rocha-
La histórica casona de 49 entre 2 y 3, construcción de la época fundacional que perteneció a Diego Pantaleón Arana -tío y suegro de Dardo Rocha-
Redes Sociales Redes Sociales
Agregar a MeneameAgregar a FresquiAgregar a FlenkAgregar a GoogleAgregar a YahooAgregar a TechnoratiAgregar a Del.icio.usAgregar a DiggItAgregar esta página a Mister WongAgregar a Facebook